Aceite de Motor para Coche: Todo lo que Debes Saber

Aceite de Motor para Coche: Todo lo que Debes Saber

Para que el motor tenga un óptimo funcionamiento, una de las cosas más importantes es el aceite. En el mecanismo interno del motor están presentes diversas piezas en constante movimiento y roce, lo que produce un desgaste que puede afectar el corazón del vehículo si no usamos el correcto aceite motor para coche como lubricante y protector.

¿Quieres saber cómo cuidar tu motor y alargar su vida útil? Aprende con nosotros cuál es el rol fundamental del aceite en tu carro, los tipos que se podrían encontrar en el mercado, cómo elegir el adecuado y realizar su cambio.

¿Cómo trabaja el aceite en el motor?

La función principal es crear una capa separadora entre piezas para ir disminuyendo el desgaste, además de moderar el calentamiento. Si el aceite no realiza esta labor, disminuirá la eficacia del funcionamiento interno del motor y se generarán daños a corto, mediano y largo plazo.

Los cambios de aceite deben ser realizados cada cierto tiempo, pues debido a los cambios habituales de temperatura, el desgaste mismo y roce de las piezas, éste va perdiendo sus propiedades como ente lubricante. De la misma manera y al mismo tiempo que el cambio de aceite, debe hacerse el cambio de filtro, elemento que cumple con una función importante de limpiar el lubricante.

En oportunidades, las personas no escogen el aceite adecuado para el motor de su coche, basándose en la vieja escuela y en el principio ‘‘mientras más kilometraje tenga el carro, más grueso debe ser el aceite’’. Pues esta regla de la mecánica ha perdido vigencia y es que los aceites de mayor viscosidad no cumplen con las condiciones establecidas en los motores actuales.

Actualmente, los motores vienen diseñados para tolerar aceites menos viscosos, ya que los conductos por los que viaja el aceite son más finos, además de estar diseñados para quemar un poco más aceite a medida que transcurren más kilómetros. Este proceso lo hace de manera controlada, siempre y cuando sea el aceite correspondiente, es decir, el indicado por el fabricante del motor y cumpliendo con requerimientos ya preestablecidos.

Es de gran importancia entender que cada fabrica de aceite tiene sus reglas y muchas normas ya establecidas para cada motor, y por lo general, los dueños de los coches tienen a ajustarse a lo que señala; pero no es necesario hacerlo, ya que hay otros aceites que podrían ajustarse perfectamente.

Estas normas ya preestablecidas se rigen por dos factores: el ambiental, ya que a través de los vapores tóxicos y los residuos de químicos se contamina el ambiente; y por otro lado el alargamiento y cuidado preventivo de la vida útil del motor del coche, que cada vez son más poderosos y más pequeños en volumen, lo que lleva a gran exigencia de niveles químicos.

Por eso es recomendable echar un vistazo al manual del motor de su coche y guiarse por lo allí señalado, dejando de lado los comentarios de los mecánicos y los vendedores de piezas o aceite.

¿Qué significan sus letras y cómo se clasifica?

De la misma manera que existen varios tipos de motores, existen diferentes  fabricantes de aceites, los cuales se preocupan por crear productos adecuados para cada motor en particular, ya que no es igual un motor de nueva generación, que un  motor diesel (el primero está construido para tener menos aguante entre las piezas), como tampoco es lo mismo un motor que ya ha rodado unos 100.000 kilómetros.

Por tal razón, debemos hablar de los diferentes tipos de aceite existentes en el mercado, de acuerdo a su clasificación y uso. Estas categorías se basan básicamente en los avances tecnológicos, diseño y los cambios que se van aplicando a los motores.

En los recipientes del aceite aparecen siempre letras, la cuales señalan la viscosidad, tipos de compuesto y la etiqueta de monogrados y multigrados. Pues todas estas palabras, números y códigos, en realidad sirven para la clasificación del producto de acuerdo a criterios que han sido establecidos bajo el sistema SAE (Sociedad de Ingenieros Automotores) y por otro lado, el API (Instituto Americano del Petróleo).

Asimismo, las siglas que se encuentran en los envases de aceite para motor, se deben a que el API estableció criterios, pues la primera letra determina el tipo de combustible que usa el motor para el que ha sido diseñado el lubricante.

La letra S es para máquinas de gasolina, mientras que la letra C señala que ese lubricante es para motores diesel. La segunda letra que siempre los acompaña señala la calidad y mientras más avanza la letra del abecedario, de mayor calidad es el aceite. Es importante señalar que en motores de gasolina ya se alcanzó la clasificación SN, lo que significa que en cuanto motores de gasolina, éste es el mejor en la actualidad, mientras que para los motores diesel es CJ-4.

Asimismo, se debe marcar una diferencia entre el aceite monogrado y el multigrado, pues el primero no varía su viscosidad con la temperatura del vehículo, por ejemplo: si dice SAE con viscosidad 15, siempre será SAE 15 cuando esté frio y caliente. En cambio, el multigrado se adapta y ajusta su viscosidad con la temperatura, por ejemplo: un 5W30 tendrá viscosidad SAE 5 cuando está frio (W=Winter) y SAE 30 cuando se caliente.

Aceites convencionales Vs sintéticos

Existe una gran diferencia entre los dos tipos de aceite: en primer lugar, los convencionales son el resultado de la destilación directa de petróleo, mientras que el segundo -sintéticos- se realiza en laboratorios con estándares predeterminados de calidad y con cargas bajas de moléculas.

Por razones obvias, es mejor el sintético que el convencional, ya que como está hecho bajo estándares establecidos, está diseñado para temperaturas muy altas o bajas (es decir, que su viscosidad es menos o más viscosa, dependiendo de las condiciones).

El aceite sintético es menos volátil, es más duradero, pero tiene una gran desventaja: no es adecuado para vehículos que cuenten con un gran kilometraje, ya que es un aceite de baja viscosidad, incluso es más fino que el mineral.

Guía para cambiar el aceite del motor en 15 pasos

  1. En primer lugar, se debe elevar el vehículo con un gato neumático.
  2. Drenar el aceite.
  3. Debes tener un filtro nuevo de aceite para el vehículo.
  4. Retirar la tapa donde se almacena el aceite, en la parte superior.
  5. Por otro lado, buscar el Carter del aceite: localiza el tapón de drenaje y debes cuidar de no confundirlo con el de la transmisión.
  6. Retira el tapón del aceite y afloja el tampón hacia al lado izquierdo, con una llave ajustable que sea del tamaño apropiado.
  7. El aceite drenará unos minutos.
  8. Coloca una arandela y luego debes proceder a limpiar tres zonas: el drenaje, el tapón y la junta.
  9. Sustituir el filtro de aceite: estos no poseen una caída estándar.
  10. Desenrosca el filtro del aceite. Gira hacia el lado izquierdo y asegúrate de que la bandeja donde está drenando el aceite, esté debajo del filtro para evitar derrames.
  11. Prepara el nuevo filtro y lubrícalo en su aro, así garantizas su buen funcionamiento y poder retirarlo fácilmente en el próximo cambio.
  12. Asegúrate de no cruzar las roscas del filtro.
  13. Agrega el aceite por el orificio de llenado. La cantidad dependerá de las especificaciones del fabricante: por lo general, aparece en la sección de capacidades.
  14. Coloca la tapa y asegúrate de que en la parte inferior no existan ningún tipo de derrames.
  15. Procede a encender el motor y verifica los niveles de aceite sacando la varilla del motor.

Sigue estos consejos y asegura de de esta manera optimizar el funcionamiento del motor de tu coche y alargar su período de vida útil, preservando de esta manera tu patrimonio e incluso permitiendo ahorro por reparaciones de envergadura a futuro.

Fotografía de Freepik

Acerca de

Autor: Grúas Valencia Servicio de grúa privada en Valencia y el área metropolitana. Transporte de vehículos, de coches clásicos sin seguro, accidentados o averiados

Publicado en Articulos

Deja un comentario